Páginas

sábado, 14 de julio de 2018

Caminando por "Las Dos Vidas": llegaron los peregrinos de San Luis del Palmar

Como hace 118 años, en la siesta itateña, ingresó la peregrinación de San Luisito. La imagen peregrina de María de Itatí salió al encuentro de los caminantes. 

Con el lema: “Mamá María concede a nuestros jóvenes el don de discernir con fe la vocación”, el pueblo peregrino de San Luis del Palmar, junto a feligreses de otros puntos de la provincia de Corrientes y el país, llegaron al santuario de Nuestra Señora de Itatí. Como iniciativa de los fieles de la comunidad, han decidido hacer de esta peregrinación una fuerte manifestación a favor de la vida caminando con pañuelos celestes. 

A tres cuadras de la Basílica se produjo el encuentro de la imagen de la Virgen de Itatí con la de San Luis Rey, la Virgen de Guadalupe y el Cura Brochero, que este año se sumó a esta manifestación de fe con peregrinos llegados desde el santuario cordobés. También San Antonio de Padua de Mburucuyá e imágenes patronales de las distintas secciones del departamento de San Luis del Palmar. 

Desde allí, por la avenida 25 de Mayo, que no estuvo liberada de puestos comerciales como se había anunciado desde la comuna, la marcha avanzó hacia la Basílica con cantos y la animación de Mirno Silva Bizarro. 

En las escalinatas del santuario, el padre David Penzotti, rector del santuario, dio la bienvenida a los peregrinos y a los sacerdotes que acompañaron, padre Epifanio, Rubén Darío, Lucas y Cristian. 

“A veces les pregunto a algunos de los peregrinos, ¿cuánto hace que sos peregrino de la Virgen?, y me dicen ‘desde que estaba en la panza de mi mamá’. A ver levanten la mano” les dijo y un centenar de manos se elevaron. 

Y continuó “En este tiempo vamos a expresar nuestro anhelo de cuidar la vida, desde el momento de su concepción hasta su desenlace natural, pensando en tantos peregrinos que vienen a Itatí ya en el seno de su mamá. Jesús también fue peregrino cuando en el seno de la Virgen fue a visitar a santa Isabel”. 

En otro tramo dijo “recemos para que todos tengan la oportunidad de nacer. Vamos a decirlo bien fuerte para que llegue este grito hasta la Cámara de Senadores” dijo. Y con vos potente exclamó: “¡Toda Vida!” y los peregrinos respondieron “¡Vale!”. 

El padre Epifanio Barrios, párroco de San Luis del Palmar, agradeció a Dios por estar acá “esta tradición sigue sostenida por los santos” dijo. “Vinimos a los pies de Mamá María para que los jóvenes tengan la capacidad de discernir, y que todas las vidas sean cuidadas y respetadas, esa es la otra intención”. 

“Que el Santo Cura Brochero haga surgir vocaciones, necesitamos que más jóvenes digan que sí para la vida religiosa”, expresó. 

Luego de impartir la bendición a los peregrinantes, ingresaron a la Basílica junto a las imágenes patronales. 

Después fue el turno del paso de los jinetes, que según la Policía rondaban los 16 mil. Los sacerdotes los bendijeron rociándolos con agua bendita.