Páginas

martes, 18 de julio de 2017

Se realizaron los peritajes en la costanera y la calle Manuel Vallejos

En la mañana de hoy Personal de la Policía de Corrientes realizó el peritaje en los dos lugares donde se hundió el pavimento.


El 16 de julio, mientras se realizaba la procesión náutica en un sector de la costanera del Itatí, el piso se hundió y 13 personas sufrieron lesiones, dos de ellas derivadas a centros de salud de la ciudad de Corrientes.

Es por ello que se inhabilitó el uso del paseo costero, colocándose vallas en el perímetro y hoy se realizó el peritaje constatándose que el pozo, socavado, mide 1,95 m de profundidad.

Asimismo, el 16 por la tarde, el peso de un colectivo hizo ceder el pavimento en la esquina de la calle Coronel Manuel Vallejos y Desiderio Sosa. Allí ser verificó que en la parte más delgada, el pavimento mide sólo 7 centímetros y sin malla.

Ambas obras fueron realizadas durante la gestión de César Torres como intendente de Itatí.

A los peritos, en la jornada de hoy, los acompañó una comitiva municipal encabezada por el Intendente interino Salvador Lugo.

El secretario de Turismo, Lautaro Roch, explicó al diario Norte de Corrientes, que “se cerró el paso en todo el paseo costero. Se colocaron vallas altas para que no se pueda pasar. Se está haciendo una evaluación de la obra, para que nos den la seguridad de que este lugar es apto para los peatones, o si fuera necesario dejarlo en condiciones. Este sector es una obra que data de 8 o 9 años atrás, de la gestión del intendente César Torres y no es una obra tan vieja como para que se rompa. Se convocó a ingenieros privados y también peritos de la Jefatura de Policía de Corrientes para que puedan inspeccionar la obra ayer”.

Y agregó ”estuvimos observando que el pavimento tenía una capa muy fina de siete centímetros y no había mallas metálicas que sostengan el piso: la costanera está debajo del nivel que debía tener, y el propio muelle es más alto que ésta, entonces cualquier crecida normal ya deja bajo agua al paseo costero. Parece ser que el agua se llevó la tierra debajo de la capa. Fue una sorpresa el hundimiento, dado que era invisible a nuestros ojos que se estaba desmoronando por debajo. Evidentemente al acumularse la gente, fue un peso muy superior para una estructura pobre. Además, hasta hace una semana la costanera estaba bajo agua, así que no podía observarse el proceso ni siquiera desde una lancha sobre el río. Por ello, la costanera va a quedar cerrada por tiempo indeterminado. Los funcionarios municipales también apuntaron a investigar quiénes son los responsables de la obra, ya que ambos trabajos viales en los sectores hundidos habrían sido llevados adelante por la misma empresa, casi una década atrás”.